Contratos inteligentes o smart contracts

¿Qué es un contrato inteligente?

Los contratos inteligentes suelen ser descritos como aquellos contratos que pueden ejecutarse por sí mismos cuando los valores predefinidos se cumplen, es decir, que se ejecutan de manera automática y autónoma.

A esto habría que añadir que su principal característica es que se trata de un programa informático, con la particularidad de que una vez activadas las secuencias, comandos o instrucciones programadas, basadas en las condiciones reflejadas en el contrato, las partes no intervienen directamente en la ejecución de su cumplimiento, ya que el contrato lo realizará de forma autónoma.

En este artículo de gente de la ENATIC se toca un punto interesante:

La concreta configuración técnica del <<smart contract>> determinará la forma en la que se pueda verificar su autenticidad y la validez que le reconocerá posteriormente el ordenamiento jurídico.

¿Qué consecuencias tiene esto? Pues que un contrato inteligente podría configurarse, por ejemplo, en torno a un tercero de confianza, a una red de terceros de confianza, a fedatarios públicos o, incluso, a una red abierta y completamente descentralizada que se apoya en tecnologías como blockchain.

Esta combinación de smart contracts y blockchain a mucha gente le hace chiribitas.

Señala el artículo de investigadores/as del ENATIC que cada una de estas posibilidades de configuración aportaría distintas características al contrato inteligente según las plataformas o herramientas con las que se hubiesen creado.

Así, aquellas herramientas que se apoyen en terceros de confianza o fedatarios públicos podrán cumplir con mayor facilidad específicas normativas aplicables como, por ejemplo, el archiconocido o RGPD.

Por otra parte el uso de redes descentralizadas podría permitir la creación de un sistema autónomo en el que cualquier ordenador pudiese participar en el proceso de verificación y ejecución del contrato.

Aquí es cuando los amigos y amigas del bitcoin se desmayan de la emoción por el mundo de posibilidades que se abre ante sus ojos.

Otro tema interesante:

Los contratos inteligentes pueden ayudar a la articulación de los servicios basados en plataformas de consumo colaborativo, ya que una correcta configuración de estas herramientas, combinada incluso con inteligencia artificial, permitiría la negociación de cualquier entrega de bienes o prestación de servicios sin necesidad de intermediarios.

A que mola, eh?!.

Debilidades, riesgos e inconvenientes de los contratos inteligentes.

Desde un punto de vista jurídico uno de los aspectos espinosos de los contratos inteligentes es el tema de la prueba de la celebración del contrato, así como la autenticidad e integridad de su contenido.

Cuestiones como el uso de firma electrónica en el contrato electrónico o la acreditación de la autenticidad, integridad, confidencialidad y trazabilidad de su contenido hacen fruncir el ceño a los juristas.

Mucha gente dice: ya bueno es que la intervención de los terceros de confianza permite que dicho documento se  archive con las declaraciones de voluntad de las partes y se pueda consignar la fecha y la hora en que dichas comunicaciones han tenido lugar.

Responden a esto las expertas/os del ENATIC que tal como establece el artículo 25 de la LSSICE: la intervención de terceros en ningún caso altera ni sustituye las funciones que corresponde realizar a las personas facultadas con arreglo a Derecho para dar fe pública.

Es decir que por mucho que la plataforma que ofrezca el servicio de generación de contratos inteligentes incluya también los servicios de terceros de confianza, eso nunca podrá sustituir a las funciones de un fedatario público.

Otra de las dificultades que debe sortear la tecnología que cree y gestione los “smart contract” es la necesidad de comprobar determinados hechos, acciones o eventos para que sea posible la auto-ejecución de las cláusulas.

Para solventar esta dificultad se utilizan unas herramientas conocidas como <<oráculos>>, que permiten la monitorización de la actividad de la red para dicha comprobación y así dar cumplimiento a los compromisos de las partes sin necesidad de su intervención.

Las funciones de estos <<oráculos>> pueden consistir desde verificar resultados de una web de apuestas deportivas o de cotizaciones en bolsa hasta localizar un objeto en cualquier parte del mundo con la ayuda de tecnología de geo-localización combinada con servicios de internet (internet de las cosas).

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos:

Responsable: Beatriz Moreno Rodríguez

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web

Legitimación: Consentimiento del interesado/a.

Destinatarios: No se comunican datos a terceros

Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en este formulario  así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.